985 168 911 rodator@rodator.com

¿Cuánto dura el suelo de resina epóxica? Como especialistas en revestimientos industriales, desde Rodator insistimos en las extraordinarias prestaciones que ofrece la resina epóxica para suelos de todo tipo, ya sea en el ámbito industrial como doméstico. Y es que además de rápido y fácil de aplicar, tiene una larguísima vida útil. 

Tengamos en cuenta que además de ofrecer resistencia a elementos químicos corrosivos y a altísimas temperaturas, el suelo epoxi dura más que otros materiales.

Pero ¿cuánto dura el suelo de resina epóxica? En las siguientes líneas detallamos la respuesta. 

Epoxi: el material más resistente

El epoxi se fabrica con resina y un endurecedor, adhiriéndose a la superficie porque penetra en los poros de esta y se une químicamente con materiales como la madera, el vidrio, el hormigón y el mármol. Por tanto, la condición imprescindible para que la adhesión sea integral es su empleo sobre pavimentos industriales fabricados con materiales porosos. Esto hace incompatible la resina epóxica con superficies de metal, por ejemplo. 

Aclarado este punto, vamos al grano: ¿cuánto dura el suelo de resina epóxica una vez vertido el producto?  Pues bien, siempre y cuando se mantenga adecuadamente, puede durar entre 10 y 20 años. La explicación a esta amplitud de tramo es que, dependiendo de ciertos factores, el tiempo que se mantendrá intacto el pavimento puede quedar afectado. 

¿Qué afecta a la vida útil de los suelos de resina epóxica?


Un tránsito constante, tanto de personas como de maquinaria, pueden desgastar más rápido la superficie. Además, la industria donde se apliquen también influye en su duración. Por ejemplo, en suelos de plantas químicas donde se producen derrames, pueden quedar afectadas las prestaciones de la resina epoxi a largo plazo, si bien hablamos de un material resistente a muchos productos químicos y corrosivos. Con todo, es susceptible de desgaste. 

Otros elementos como la constante exposición a los rayos UV pueden erosionar la superficie epóxica, degradando el revestimiento que, con el paso de los años, genera un polvo similar a la tiza, disminuyendo su grosor y vida útil.

Belzona 4411 (Granogrip) – Suelos de resina epóxica

Una resina epoxi líquida de dos componentes diseñada para la creación y reparación de los sistemas de agarre de seguridad en superficies de tránsito peatonal. Utilizado conjuntamente con los agregados Belzona, este material libre de solventes es ideal allí donde se requiere mayor adherencia o resistencia a las sustancias químicas y al desgaste, y menor deslizamiento.

Belzona 4411 (Granogrip) es fácil de mezclar y se puede aplicar manualmente sin necesidad de herramientas especiales. Además, fragua a temperatura ambiente, lo que elimina la necesidad de trabajos en caliente.

Beneficios clave del suelo de resina epóxica:

  • Reducción de accidentes potenciales en suelo de resina epóxica
  • Aplicación y fraguado a temperatura ambiente, sin involucrar trabajo en caliente
  • Mayor fuerza de adherencia que la fuerza de cohesión de superficies no metálicas, como el hormigón
  • Excelente resistencia al desgaste y a los químicos
  • Alta resistencia a la compresión
  • Agregado antideslizante resistente, no se despega ni se desgasta como las cintas adhesivas
  • Sin olor y libre de solventes, lo que permite su aplicación en el lugar en zonas públicas
  • Disponible en colores: gris y amarillo de seguridad

Las aplicaciones de Belzona 4411 (Granogrip) incluyen las siguientes:

  • Recubrimientos adhesivos para pisos para proporcionar un sistema antideslizante en pasarelas de hormigón, cubiertas metálicas y de madera, y pisos de baldosas
  • Revestimientos de seguridad en entradas de edificios y escaleras de incendios
  • Creación de sistemas antideslizantes en duchas y piscinas, rampas y muelles de carga

 

Mantenimiento: la clave para alargar nuestros pavimentos epoxi

Para mantener un suelo de resina epóxica en perfectas condiciones y alargar sus propiedades iniciales, es importante tener en cuenta ciertas cuestiones en atención al mantenimiento. En este sentido, conviene:  

  • En primer lugar, barrer el suelo y pasar una mopa para eliminar restos sólidos, aplicando a continuación agua a presión
  • Evitar el uso de estropajos o cepillos ásperos para limpiar. Emplear un trapo suave es la mejor alternativa. 
  • Emplear máquinas fregadoras con aspiración. 
  • Aplicar, cuando se requiera, cera de alta calidad especial para este tipo de suelos, a fin de conservar el brillo y aspecto original del suelo.

Por último, recordamos que en Rodator disponemos de una amplia variedad de resinas Belzona de reparación y revestimientos industriales muy versátiles que cubren las necesidades de cada pavimento. ¡Contacta con nosotros y compruébalo!